Recuento narrativo post-mediático PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Nahum Torres   

 

Recordar el teclado. Ahora, hace un momento, no olvidar el teclado.

Nunca, ni por un momento, olvidar el teclado.

La materialidad de esto. Esta práctica. Escribir.

Olvidar el teclado. Olvidarlo todo. Escribir.


Fragmento de MANTRA EN INFINITIVO.

Cristina Rivera Garza

 

En 1998, Hollywood implementaba una política de mercado en favor de una compañía proveedora de Internet a partir de una comedia romántica dirigida por Nora Ephron: You've Got Mail (Tienes un e-mail), en la cual la propietaria de una pequeña librería de cuentos infantiles soluciona su vida emocional y afectiva mediante conversaciones vía correo electrónico con el dueño de la cadena de librerías que es su competencia. Un lustro después, Mike Nichols llevó a la pantalla grande una obra de teatro: Closer, en la que un periodista/escritor interactúa en cibersalas sexuales con otros hombres, aparentando mediante un disfraz tecnológico ser una mujer.

 

¿Acaso los nuevos medios, producen nuevos miedos?


Coincido con el escritor argentino David Link (autor de la novela de corte trash La ansiedad, 2004), con la idea de que el “carácter experimental de la subjetividad en el siglo XXI, el delirio de identidad”, ha sido una de las consecuencias de la transformación social de las que el uso de los nuevos medios son corresponsables.

En los tiempos que corren “la narrativa y la iconografía se convierten en un rompecabezas sin solución”. Eso expresó, baudrillardianamente, el escritor guerrerense afincado en Tijuana, Pepe Rojo. Con el fin del post-fordismo, en la década de los ochenta la modernidad mecánica del siglo XX cedió paso a la red informática y el entorno digital. De esta manera, el campo artístico se vio transformado al romperse la relación con los soportes o medios tradicionales, lo que la teórica universitaria Rosalind Krauss denominó la "condición postmedia".

Por esos mismos años, en 1992, Félix Guattari conceptualizó la “era postmediática” (evolución tecnológica que acota a los mass media y se caracteriza por su audiencia selectiva). Es a partir de ambos términos –la ruptura artística con los medios tradicionales y la tecno-comunicación– con los que la nueva literatura se escribe desde la temporalidad que ofrecen los días de texturas mixtas.

Muerta la experiencia literaria emancipadora, lo relativo, lo fragmentario contamina los ambientes.

 

Trans-formato. La era digital llegó a la literatura.


En el 2002, un narrador tapatío con formación en comunicación multimedia construyó una novela de interconexiones a partir de cuentos cortos, poemas, guiones de cine, letras de rock y los recursos del e-mail. Me refiero a Rompecabezas, de Blas Valdez, la cual fue retomada –justo en la parte de las obsesiones– siete años después para la coproducción hispanoamericana Amor, dolor y viceversa, debut cinematográfico de Alfonso Pineda-Ulloa. En un pase que va de la tecnocultura a la narrativa y de ahí al cine.

Es (otra vez) en el 2004, cuando Heriberto Yépez publica El Matasellos, laboratorio contextual que se presenta como una anti novela en la que aborda la decrepitud del género y carencia de revelación: la novela no vela. Al más puro estilo de los reality shows a la mexicana, el tijuanense desconstruye la narrativa mediante lapsus apostando a lectores sustanciales. Los personajes son un pretexto (ilustración metafísica de aquel ensayo benjaminiano: El coleccionista). El matasellos posee una narrativa múltiple, mixta, que incluso avanza hacia su dilución no textual: en el transformato, Yépez buscó aquella máxima que dice “renovar el mundo viejo”.

Toda vez que la realidad va perdiendo consistencia, la hipercondición post-finisecular de Internet le convirtió en un laboratorio de escritura y de ficciones por excelencia. No es casual el auge del blog o bitácora electrónica:

 

Blog es una categoría mediática que define a una o un cúmulo de páginas web que suelen contener pocas palabras, se actualiza con frecuencia de manera cronológica, como si fuese una página de novedades o un diario. El contenido y objetivos de los blogs es muy variable –a partir de vínculos y comentarios sobre otros sitios web hasta noticias sobre una empresa / persona / idea, diarios, fotos, poemas, pequeños ensayos, actualizaciones de proyectos, incluso la ficción.


Justo lo que me interesa es abordar el campo de la escritura de ficción en Internet desde una primera pregunta; ¿acaso existe la literatura electrónica?

Aunque no figura en su bibliografía, en 2003 Cristina Rivera Garza publicó una blog-sí-vela[1]. El leit motiv era resignificar el género como escritura mediante la búsqueda de nuevas posibilidades estructurales, técnicas y expresivas a través del ciberespacio. En su participación en el Encuentro de Autores Latinoamericanos de Sevilla, la autora se autoexplicaba a partir de la lectura del texto Blogsívela. Escribir a inicios del siglo XXI desde la blogósfera:

 

Me intrigaba en ese momento, así lo quiero creer, la democracia irreverente de la blogósfera. El hecho de escribir a la par y junto con hombres y mujeres para quienes la escritura no era una profesión ni un oficio sino un gusto, un ejercicio, acaso un reto, algo encontrado al azar en el ciberespacio. Me tentaba el anticapitalismo mordaz de la blogescritura…


En su texto La ciberliteratura de Cristina Rivera Garza[2], You-Jeong Choi de la Universidad Nacional de Seúl apunta:

 

La escritora propone la blogsívela como un plan alternativo para superar una situación repetida en la década de 1960, cuando preguntaba Carlos Fuentes: ¿Ha muerto la novela? Los escritores hispanoamericanos, en aquel entonces, se habían lanzado a la búsqueda de nuevas formas para superar los límites y para reclamar una nueva literatura... La generación de los escritores hispanoamericanos nacidos en los años sesenta a la cual pertenece Rivera Garza (Matamoros, 1964), ha querido encontrar nuevas vías que respondan a la nueva realidad que cada día atraviesa y rebasa más las fronteras geográficas y culturales”.

 

Rivera Garza ha bautizado su trabajo literario (cuento, poesía y novela) como “literatura colindante”, cuyos terrenos son de “radical libertad creativa”[3]. Ya sea “en papel o en el espacio virtual de la blogósfera” –evidencía–, “aspiro a producir y leer novelas que puedan velar (en el sentido de ocultar y proteger, y también de trasnochar y custodiar) el mundo en el momento mismo en que producen los significados dentro de los cuales existe ese mundo”.

Concluye: “Diré que hace tiempo he querido hacer esto: seguir los designios de la escritura errante. Sin borradores. Sin correcciones. Sin versión final”:

 

LAS IDENTIDADES INTERMITENTES

Fronteriza. Lectora. New Latino. Mexicana. Norteña. Tamaulipeca. Hija. Tijuanense. Chilanga. Lectora. Pocha. Mexico-Americana. Chicana. Mujer. No-mujer. Lo-que-está-más-allá-de-Mujer. Hispana. Primera-Generación. Middle-Age. Lectora. Chamaca. Académica. Third-Wave. Imprudente. Bloguista. Traductora. Clase Media. Diaspórica. Ex-smoker. Madre. Socióloga. Feminista. Historiadora. Bilingüe. Mestiza. Borderlined. Enamorada. Tenured. Lectora. Colored. Amiga. Californiana. Ex-esposa. Profe. Doctora. Spanish-speaker. Mexicanista. Speaker. Contestona. Endorfinómana. Más-joven-que. Viajera. Electrónica. Silenciosa. Accented. Morena. Bípeda. Hyphonated. Estudiante. Invisible. Terrestre. A-veces-muda. Lectora. Ahora-en-Madrid. Todo esto (y más) alrededor de la palabra escritora.


Internet es el principal nuevo medio o soporte; ha generado una transformación radical del uso del lenguaje y también ofrece otra alternativa: la producción o creación participada.

A partir de noviembre de 2002, la comunidad bloguera de Tijuana armó un experimento de escritura colaborativa con relatos circunscritos al estilo urbano-fronterizo a través de la bitácora electrónica Tijuana Bloguita Front [4]. Este colectivo dejaba claro que todo lo escrito era de todos. Una acción poética con rasgos tanto hedonistas como melancólicos. Sin embargo, quizá fue la convocatoria[5] realizada en 2008 en Facebook y Twitter por parte del narrador tijuanense Rafa Saavedra, cuando el término cobró mayor sentido de interactividad y conectividad.

Twitter –que en español significa parloteo–, es un servicio gratuito de 'microblogging', que permite a sus usuarios enviar micro-entradas basadas en texto, denominadas "tweets", de una longitud máxima de 140 caracteres, a través de mensajes vía SMS (short message service) desde un teléfono móvil o programas de mensajería instantánea. El resultado de la convocatoria es el tétrico relato de ficción SOWEIRD[6], en el cual el autor mezcla cuarenta y cuatro “secretos contados” por parte de una red social. Un metatexto (doble mentira) con apartados según el carácter de la temática que muy bien puede resumir una de las constantes que observo en las producciones de un metaescritor múltiple que se desdibuja conforme la cantidad de miembros que lo conforman aumenta; disfuncionalidad hasta conductas delictivas:

 

TEMPTATION

21. A pesar de que Finn desprecia a quienes se aprovechan de su posición como maestros para acercarse a las alumnas de forma sexual, cada vez que conoce a alguna realmente inteligente y hermosa se enamora platónicamente. Pero esto va más allá, la estudia, la observa y aprovecha cualquier ocasión para ver sus piernas, su trasero y todo lo que puedan enseñar.

Su enamoramiento no es idealista, se imagina cogiéndoselas, en diversas posiciones, pensando cómo gemirán o que tan guarras podrían ser en la cama. Ha hecho esto al hablar con ellas: las ve fijamente y repite dentro para sí: “quiero acostarme contigo”, a ver qué pasa. Es casado.



[1] http://sincronia.cucsh.udg.mx/choiwinter06.htm

[2] http://sincronia.cucsh.udg.mx/choiwinter06.htm

[3] En Aguilar Sosa, Yanet: "La escritura, una aventura extrema", entrevista con CRG.http://www.eluniversal.com.mx/cultura/51037.html.

[4] Este proyecto fue estudiado para la tesis de Lic. en Comunicación “Nuevas formas de comunicación mediante comunidades virtuales, estudio de caso: Tijuana bloguita front ”, de Lidia Ángeles García González. Universidad Iberoamericana, Plantel León.

[5] http://crossfadernetwork.wordpress.com/2009/07/26/escritura-colaborativa/

[6] http://crossfadernetwork.wordpress.com/2009/07/26/nuevo-relato-soweird/

 

 

Artículos relacionados

 

 

Blogs
Diálogos entre autores

 

 

Urbania
Diálogos
entre publicaciones

 

 

Galería