La Estación PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Edgar Khonde   

Habita la estación
la bien habita
la máquina de hierro
la vía que los durmientes marcan
el reloj que sin demora
trae ameno las risas de jóvenes y niñas

Los viajeros cuentan sin prisa
ni aspavientos ni interjecciones vanas
en lenguas que entre sí
resalta la extrañeza
montañas y llanuras
planicies empedradas
terrenos de pantanos
donde el gorjear del trueno
descubre batracios y caimanes

Las viejas
guardianas amazonas de la historia
tejen alelíes y pastos
bordados que contienen
la sabiduría reinante
de ciudades milenarias

Un golpe de viento
con preciso aroma
anuncia el arribo
de otro locomotora y con ello
más lenguas y vivencias
y más risas y más penas.

 

Artículos relacionados

 

 

Blogs
Diálogos entre autores

 

 

Urbania
Diálogos
entre publicaciones

 

 

Galería