Ave María Imprimir
Escrito por Emmanuelle Brío   

 

Abandonamos tu estruendo, María,
tierra desbordante de flores,
fuego hirmado en las montañas
y lluvia.

Dejamos las luces y la sed,
el maíz, la hoguera, la frazada, el viento,
tus ojos, tu muelle, tu luna, tu huella
y el sol para la copla ardiente.



Ese día dejamos la fábula
y el brío piano
que rociaba de sueños nuestro tímpano.

Santa María, próvida rosa,
ahora y en la hora de nuestra muerte
renunciamos tus pétalos.